Caminando por Collserola desde el metro, de Barcelona al Vallés por el Forat del Vent

Agradable y fácil caminata cerca de Barcelona realizada con transporte público. Saliendo de una estación de metro de BCN, atravesaremos Collserola hasta llegar al precioso valle de les Feixes, en Cerdanyola del Vallés. La vuelta la podemos hacer en tren.

El valle de las Feixes, en el término de Cerdanyola del Vallès, es un paraje de gran valor natural e histórico que forma parte de la sierra de Collserola.

El itinerario que proponemos nos llevará, desde la plaza de Karl Marx de BCN, pasando por bosques de pinos y encinas, miradores con espectaculares vistas del Barcelonés y del Vallés, campos de cultivo, masías y una iglesia hasta la ermita barroca de Santa María de las Feixes, en Cerdanyola del Vallés. Su peculiar ubicación, junto a la ciudad y a resguardo de las montañas, marca los límites entre las grandes ciudades del Vallés y la sierra de Collserola. Lo cierto es que la ruta que conecta BCN con Cerdanyola siguiendo los senderos (bien señalizados), resulta de poca dificultad y muy interesante por el patrimonio natural e histórico que se descubre. Y, evidentemente, tiene muchos más atractivos que el mismo trayecto por la autopista.

Uno de los valores añadidos de esta caminata es que se puede hacer sin coche, está realizada íntegramente con transporte público. El punto de partida ha sido la estación de metro de Canyelles (L-3), la vuelta, desde la estación de Cerdanyola (Renfe). Pero también se puede volver por el mismo camino.

Iniciamos la ruta en el distrito de Nou Barris (Barcelona), estamos en la Via Favencia, encima de un tramo soterrado de la Ronda de Dalt. Al salir de la estación de Canyelles (L-3), vamos a buscar la plaza Karl Marx que queda a 300 metros.

El itinerario comienza en la esquina de la Plaza Karl Marx con la calle Antic Camí de Sant Llatzer y Paseo del Valle de Hebrón. Allí encontramos un indicador de nuestra ruta, el GR 173-3.

Subimos por el Antic Camí de Sant Llatzer y unos metros más adelante giramos a la derecha por la carretera Alta de les Roquetes.

A pocos metros, a la izquierda, vemos una amplia pista, cerrada para los coches con una cadena, y un indicador de Vall de Can Masdeu. Empezamos a subir por la pista forestal A03 y GR 173-3 que tendremos que seguir hasta el Coll de la Ventosa.

Edificios que son parte de la historia de Barcelona

Vamos subiendo por la pista y pasamos por el lado de Can Masdeu, una antigua masía con una larga historia detrás. A comienzos del siglo XX acogió los enfermos de lepra de Barcelona. Actualmente y desde el año 2001 es un centro social ocupado y recuperado como espacio agrícola y social. Unos metros más arriba, sale a nuestro paso el antiguo Hospital de San Llatzer, un edificio que acogió niños con tuberculosis y que actualmente, abandonado, resulta del todo inquietante.

Continuamos por la pista, en subida ascendente pero suave. El camino no tiene pérdida. 

Unos metros antes de llegar al Coll de la Ventosa, un desvío a mano derecha nos indica Fuente de Santa Eulalia. Opcionalmente, podemos acercarnos a visitar la fuente de una de las dos copatronas de Barcelona, a sólo 300 metros. La fuente, ubicada en una frondosa zona de bosque con mesas para pícnic y bancos. Una lástima que estuviera muy descuidada en el momento que fui (octubre de 2020).

Volviendo a la pista, a pocos metros encontramos el Coll de la Ventosa, desde donde disfrutamos de unas espectaculares vistas de Barcelona.

Un buen mirador del Vallés y de Barcelona

Cruzamos, con precaución, la carretera del Cementerio de Collserola y seguimos la pista hasta incorporarnos a la Carretera de les Aigües que seguiremos hasta el Forat del Vent. En este pequeño cuello, a 349 metros sobre el nivel del mar, contemplamos unas buenas vistas de Barcelona y buena parte del Vallés.

Un poste señalizador nos indica nuestro camino, abandonamos el Paseo de les Aigües y nos dirigimos dirección Sant Iscle de las Feixes, y la estación de Renfe de Cerdanyola, el punto final de nuestro itinerario.

Estamos en el punto más alto de la ruta, a partir de aquí ya todo es bajada.

Mirando atrás, contemplando los espesos bosques de pinos y encinas, nada hace pensar que estemos a sólo 1 hora andando de una parada de metro…

Seguimos bajando por la amplia y cómoda pista que sólo tenemos que dejar cuando sale a nuestro paso otro indicador a la derecha. Durante un tramo del camino, el GR 173-3 coincide también con el GR 92.

Cada vez tenemos el Vallés más cerca. Al fondo vemos la silueta del Montseny.

Iglesias de origen románico

Pasamos junto a la iglesia románica de Sant Iscle y de Santa Victoria (sin poder verla), catalogada como Bien Cultural de Interés Local. No se puede acceder porque pertenece al bosque de Can Catà, de titularidad privada. Sólo se puede visitar el tercer domingo de cada mes, al igual que el bosque.

Nos acercamos a Cerdanyola. Y la imagen solitaria de la ermita de Santa María de las Feixes es del todo impactante. Ha quedado situada actualmente en una curiosa ubicación, marcando los límites entre las grandes ciudades del Vallés y la sierra de Collserola. Dependiendo del ángulo que se mire puede parecer una ermita en un lugar completamente aislado o, en sentido inverso, una superviviente del crecimiento urbanístico. Originariamente era un edificio románico que fue reformado en 1784 para construir la actual ermita barroca. Se puede visitar el tercer domingo de cada mes, de 10 ha 14 h.

Pasamos por debajo del acueducto de Canaletes, una obra de la que se desconoce la fecha de construcción que formaba parte de una canalización de agua, actualmente desaparecida.

El Parque de la Riera de Sant Cugat nos da la bienvenida a Cerdanyola del Vallés. Un relajante espacio para pasear que marca los límites entre Cerdanyola y la sierra de Collserola.

Si tienes ganas de seguir caminando, puedes hacer un agradable paseo siguiendo el curso del arroyo. Encontrarás diferentes itinerarios para conocer mejor el entorno y paneles informativos con las principales especies de árboles del parque.

La estación nos queda a 10 minutos, será el punto final de este agradable y fácil itinerario por Collserola. Una ruta que nos ha acercado a la naturaleza que tenemos junto a las ciudades sin coger el coche. Y con sólo 2 billetes de metro! (Cerdanyola del Vallés forma parte del sistema tarifario integrado del área de Barcelona). Si tienes tiempo y ganas, también se puede volver por el mismo camino de ida.

Tiempo ruta

2 h 45 min (sólo ida) Incluido desvío a la Fuente de Santa Eulalia

Distancia (ida)

10 km (aproximadamente)

Desnivel acumulado

245 metros

Qué descubrirás en esta ruta?

Más información

  • Dificultad: facil
  • Circular: no 
  • Época: todo el año 
  • Puntos de agua: no. Fuentes sin agua potable
  • Perros: según la normativa del Parque Natural de Collserola, han de ir  atados.
  • Rutes paralelas: existen diversos senderos para hacer el mismo recorrido.

Texto y fotos ruta: Mita Oliver. Si deseas hacer cualquier consulta sobre esta ruta, puedes contactar con nosotros en el Instagram de GosandFamily

TE HA GUSTADO LA RUTA? COMPÁRTELA! 🙂

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email
Share on linkedin
Share on whatsapp
Ir arriba