Quienes somos

CELIA

CO-FOUNDER & SOCIA DE HONOR

Desarrolló su trayectoria creativa en el sector canino, aportando siempre un punto de vista original e innovador. Su capacidad de observación y buen olfato la hacían apta para descubrir sitios muy especiales. De roncar fácil y potente, especialmente después de ir de excursión, nadie se creía que fuera ella la que roncaba! Le encantaba hacer la siesta al sol, incluso en verano! Aunque de entrada parecía tímida, era una excelente relaciones públicas dotada de una natural simpatía y espontaneidad. Su lema: «Soy toda oídos».

MITA

CO-FOUNDER

Emprendedora con vocación de exploradora de proximidad. Conoció a su socia en la Protectora de Mataró grabando un vídeo para que encontrara una familia. Pero la mirada de Celia dio un giro argumental a su historia… Enamorada, decidió emprender una vida conjunta con ella que, con los años y el buen entendimiento mutua, se amplió  en colaboración profesional. Al revés de su socia, le gusta el frío y no soporta el calor; quizá por eso es una enamorada del Pirineo. Hace tiempo que tiene claro que «menos es más».

Colaboradores

GALA

MOUNTAIN PARTNER

Apasionada de la montaña y de hacer actividades al aire libre, hace unos años se dio cuenta de que a su devoción por el excursionismo le faltaba algo. Y, un día cualquiera, en una feria donde había una parada de la Protectora de Sabadell, se encontró con la oportunidad de adoptar la Rita y empezar una nueva vida juntas. Dos años después rescató a Rua de un criadero de perros. Desde entonces, todo el tiempo que no le roban las resonancias magnéticas, su actividad profesional, o jugar al fútbol sala, otra de sus pasiones, lo pasa caminando por la montaña, haciendo rutas con las «Perrakas en Ruta» .

ALBERT

MOUNTAIN PARTNER

Mountain addict, como él mismo se define, comenzó a correr por montaña ya hace unos años para romper la rutina y desconectar de la ciudad. Y descubrió que era la mejor manera de hacer largas rutas en menos tiempo. Poco después, se dio cuenta de que le gustaría compartir las salidas con alguien que disfruta de la misma manera, y adoptó a Otto, un Bretón «extraviado» que vagaba por el bosque, estaba en los huesos y era miedoso. Ahora se dedican a hacer largas salidas para descubrir nuevos caminos y rincones. Y, en verano, van sumando cimas de 3000 metros, pero sobre todo llenando la mochila de experiencias y buenos momentos !!

Dog & family tiene su origen, probablemente, en las vacaciones de mi infancia. Durante muchos años, veraneé en una fonda familiar, en la Garrotxa. Allí fui, sin saberlo entonces, muy feliz.

Un prado y un río donde jugar y bañarme, caminos para aprender a montar en bicicleta, excursiones con la familia, productos de proximidad -cuando aún no tenían ese nombre, pero que estaban tan buenos para que una cría desganada se aficionara a la verdura- y el afecto de las personas de la fonda, que me mimaban todo lo que una niña tímida como yo los dejaba. No tenía perro pero, cuando conocía uno, la quería como si fuera mío, aunque sólo fuera por unos días. Todo esto para mí era la felicidad.

Hace algunos años adopté una perrita, Celia. Como no le gustaba la ciudad, disfrutaba de estas pequeñas escapadas tanto o más que yo. Ella ya no está conmigo, pero guardo el recuerdo de todos los fantásticos lugares donde pudimos ir juntas.

La idea de felicidad para mí no ha cambiado mucho: me siguen gustando los prados, los ríos y encontrar lugares sencillos y sin pretensiones pero que ofrecen sus servicios con mucho cuidado, profesionalidad y todo el amor del mundo. Tengo claro que disfrutar de la naturaleza no debe ser un lujo inaccesible. Más bien al contrario: creo que debe estar al alcance de todos los bolsillos.

La desaparición en las últimas décadas de un tipo de alojamiento rural sencillo y familiar (fondas, hostales …), sustituidos por nuevas propuestas rurales normalmente dirigidas a sectores con un nivel adquisitivo alto, ha eliminado un tipo de hospedaje que echo de menos. Y no sólo por su precio asequible. También por lo que conlleva de naturalidad y preservación de costumbres.

Por eso encuentro destacable que algunos alojamientos se resistan a esta tendencia global de gentrificación rural -incremento de tarifas, vinculadas a ofrecer un alto nivel de servicios y comodidades que no siempre queremos quienes vamos unos días a la montaña- y que otros, que emprenden ahora su actividad, apuesten por valores ligados a la simplicidad y al decrecimiento. 

Y celebro que lo hagan dando la bienvenida a los miembros de nuestra familia, con los que tenemos todos siempre una excelente relación: nuestros perros.

La selección que encontrarás en Dog & Family se basa en principios y valores afines a la sencillez, la proximidad, la sostenibilidad, la ecología, el respeto al medio ambiente y al entorno natural, la hospitalidad, la amabilidad y el buen trato, el consumo responsable

Deseo que esta web te ayude a disfrutar de una estancia muy feliz en la naturaleza.

Mita

Ir arriba