MAS DE L'ARLEQUÍ, una masía con encanto para desconectar en las montañas de Prades

Mas de l’Arlequí es una masía del siglo XVIII, reformada en cinco acogedoras habitaciones, en las montañas de Prades. La finca dispone de 15 Ha en un impresionante entorno natural de bosques, acantilados, cuevas e infinidad de senderos. Un lugar único para relajarse y conectar con el silencio y la naturaleza.
Mas de l'Arlequí, una masía con encanto en las montañas de Prades
Lejos del mundanal ruido… en una acogedora casa rural 

Estás deseando abandonar el strees y el ruido y cambiarlo por el silencio, la calma y la naturaleza más vírgen? Te gustaría pasar unos días en una encantadora masía en las montañas de Prades, rodeada de bosques desde donde contemplar espectaculares atardeceres? Sentarte a leer un libro, tumbarte en una hamaca o tomar una copa de vino en un jardín natural, con las montañas y el cielo como horizonte? 

En Mas de l’Arlequí, ubicada en el corazón de las montañas de Prades, entre bosques, campos y cerca de espectaculares acantilados, disfrutarás de un entorno único, ideal para desconectar unos días. Y podrás realizar, sin necesidad de coger el coche, increíbles rutas de senderismo para descubrir la belleza singular de estas montañas y todos los tesoros naturales que esconden en su interior.

Mas de l’Arlequí se halla a 2 km del bonito pueblo de Rojals (Conca de Barberá), se accede a él por una pista forestal, en uno de los puntos más altos de las montañas de Tarragona (970 m). Se llega a Rojals desde Montblanc, por una carretera que va ganando altura vertiginosamente y que permite contemplar unas vistas impresionantes de la comarca. 

Uno de los atractivos de Mas de l’Arlequí son sus diferentes zonas comunes exteriores. En sus jardines, integrados en su propio entorno natural, en pleno campo o dentro del bosque, se han colocado mesas, sillas, tumbonas, o columpios, una invitación al relax y a la contemplación. Así, aunque haya otras personas alojadas, uno puede acomodarse en cualquier espacio exterior, manteniendo su independencia y privacidad. En verano también disponen de una pequeña piscina al aire libre.

Un confortable espacio para leer y relajarse 

Sin duda, uno de los espacios con más encanto y más agradables, especialmente en invierno, o los días fríos o de lluvia, es su porche cerrado con grandes ventanales. Decorado de forma muy acogedora, dispone de cómodas butacas para leer y contemplar el exterior, una preciosa mesa de madera y una chimenea. También puede convertirse en un cálido espacio para teletrabajar, quien lo precise. 

Un compromiso por la sostenibilidad

Mas de l’Arlequí funciona con energías renovables, unas placas solares se encargan de producir energía para toda la masía. También utilizan jabones biodegradables a granel y de proximidad.

De Sant Cugat del Vallés a Rojals, una pasión hecha realidad

Ana y Àlvar, una pareja de Barcelona amante de viajar y de descubrir pequeños alojamientos con encanto, emprendieron un día la búsqueda de una casa rural en la que poder ofrecer, ellos mismos, el trato cálido y la tranquilidad que les gusta encontrar en sus viajes. Y cuando vieron el Mas de l’Arlequí, supieron que era exactamente lo que estaban buscando. Algunas reformas después, más un delicado y respetuoso trabajo de interiorismo, la masía quedó acorde con su estilo y personalidad. 

La casa, sencilla y de estilo rústico, consta de dos plantas. En la planta baja se encuentra un acogedor salón comedor en el que se han conservado las paredes de piedra y las vigas de madera en el techo. Unos cómodos sofás delante de la chimenea son el lugar perfecto para descansar después de un día de ruta. Al lado se hallan las mesas dónde se sirven los desayunos y las cenas. 

La masía tiene cinco habitaciones, con luz natural, y decoradas en tonos cálidos, cada una con su encanto. La que acepta perros, la Farena, está en la planta baja, las otras en el primer piso. Todas disponen de calefacción, baño privado, vistas al jardín o a la montaña y wifi de alta velocidad. En el precio de la habitación está incluido un completo desayuno con productos de proximidad (tostadas, mermeladas, embutidos y quesos, bizcochos caseros, café o te…)

Un mirador espectacular para relajarse y contemplar las puestas de sol

Dentro de la finca y a sólo un par de minutos andando de la masía se va, por un pequeño sendero, hasta unos acantilados con espectaculares vistas a las montañas de Prades. Allí han habilitado unas butacas de madera para contemplar el paisaje y las puestas de sol. Es un lugar inigualable y resulta conmovedor disfrutar de la inmensidad de las montañas y del silencio que las envuelve. El mejor lugar de la masía donde retirarse unos minutos a contemplar el atardecer, antes de disfrutar de una deliciosa cena casera.

Desde la masía se pueden hacer infinidad de rutas de senderismo y BTT, podrás olvidarte del coche por unos días y descubrir lugares increíbles desde el mismo alojamiento. Àlvar, que es un amante de la bicicleta de montaña, o Ana, te asesorarán de las mejores rutas por los alrededores.

A sólo una hora andando y visibles desde los miradores de la casa, existen unas interesantes cuevas prehistóricas, con unas pinturas rupestres. Puedes prolongar esta ruta hasta el río, aunque con poca agua siempre existe alguna zona donde poder refrescarte con el perro.

Las montañas de Prades, Patrimonio de la Humanidad y Espacio Natural Protegido 

Las Montañas de Prades albergan espacios naturales de gran valor por su diversidad y riqueza biológica. También sus pueblos merecen una visita, por su importante patrimonio histórico, arquitectónico, cultural y gastronómico. Pueblos que han sabido preservar su carácter, como Rojals, Farena, Capafonts, Montblanc, con su recinto amurallado o el Monasterio de Poblet.

Una de las rutas más populares de la zona y también una de las más espectaculares es la que va de Rojals hasta la Mola dels Quatre Termes o Mola d’Estat (o de les Tres Creus).  Por un sendero señalizado que sale del final del pueblo, se llega hasta este impresionante mirador, uno de los puntos más altos de las montañas de Prades, a 1.117 metros de altitud, con una fantástica panorámica.

Si como dijo el filósofo George Steiner, «el silencio es el lujo más caro», sentirás como un privilegio poder disfrutarlo en este lugar. Y vivirlo con comodidad y confort, gracias a Ana y Àlvar que al abrir las puertas de esta antigua masía la han impregnado de armonía, buen gusto y cariño en cada rincón de su interior y de su entorno. Después de una estancia en el Mas de l’Arlequí, desearás volver de nuevo muy pronto!

ÁLVARO Y ANA, PROPIETARIOS DE MAS DE L'ARLEQUÍ, EN EL JARDÍN DE LA MASÍA
Tarifas
$
  • HABITACIÖN DOBLE + DESAYUNO: 85 € / 95 € noche (julio y agosto: 95 € / 105 € noche)
  • HABITACIÖN USO INDIVIDUAL + DESAYUNO: 70 € / 80 € noche
  • ALQUILER CASA ENTERA: 400 € día + 70 € limpieza (mínimo 2 días)
  • Admiten niños a partir de 12 años
  • Perros: 10 € día (máximo 2 perros)
  •  
QUIERES IR A MAS DE L’ARLEQUÍ?

Rellena el formulario con los días que quieres viajar y Àlvar o Ana, del Mas de l’Arlequí, se pondrán en contacto contigo lo antes posible! Y a disfrutar de la estancia! 🙂

Gracias por hacer tu reserva con nosotros! Nos ayudas a seguir difundiendo alojamientos dogfriendly con valores y con encanto!

Dog & Family destina el 1% de tu reserva a 1% For The Planet
Ir arriba